CONSTELACIONES ORGANIZACIONALES Y SINDICATOS: Mirar los problemas como una “Solución”

dsc_0068

A mediados de 2009, había tomado un reto en mi carrera al asumir un puesto de Jefe de recursos humanos y Responsabilidad Social en una empresa que acababa de atravesar un proceso de adquisición y que contaba con un sindicato, lo cual para mí era un desafío, ya que por primera vez trabajaría con una representación de trabajadores interna que lidiaba con demandas adicionales a las requeridas en una gestión de recursos humanos.

Mi compromiso estaba al 100% en poder entregar mi experiencia al servicio de las necesidades humanas de esta organización, además como profesional tenía nuevos retos, estaba súper motivada, el desafío era importante; así que armé un plan e inicié rápidamente reuniones de networking con gerentes de recursos humanos que tuvieran experiencia en sindicatos, y gracias a ellos pude aprender a costear un pliego, incorporar buenas prácticas de mantenimiento en la comunicación con los trabajadores, leyes laborales que había que tener presente en la armonía interna entre sindicatos y empleador, etc. Amén que el equipo de trabajo que me reportaba directamente y me acompañaba estaba muy comprometido y conocía sus temas. Las tareas solicitadas por la casa matriz no paraban y se debía trabajar en paralelo con la región en homologación de estructura salarial y otros temas de gestión humana y calidad que debería mantener la empresa, ya que participábamos activamente en licitaciones públicas.

 Sin embargo, las dos jefaturas asignadas (Recursos Humanos y Finanzas) llevábamos cuatro meses con las reuniones de negociación de pliego y realmente eran un caos y no avanzábamos. Ya al quinto mes se hablaba de un paro; estábamos entrampados, no era solo un tema técnico, había algo más.

El Director de Recursos Humanos de la región organizó ese mes una reunión en Colombia con los responsables de RRHH de los países latinos, nos asignaron Colombia como sede del encuentro y fue ahí donde nos invitaron, entre otras actividades, a participar de una sesión de constelaciones organizacionales.

La jefatura de Venezuela debía revisar una situación que atravesaba su equipo de trabajo con el cierre de una de sus plantas. Esa reunión, donde fui observadora, fue tan reveladora, ya que la información que brindaban las personas que fungían como representantes lidiaba desde datos de emoción, sensaciones, movimientos que ellos no entendían. Sin haber sido participante, me dejó ver similitudes y acciones que veníamos haciendo el equipo de Perú con los representantes del sindicato. Llegué a Lima y le conté el ejercicio a la Gerencia General y a las personas que participaban de esta negociación, y tomamos algunas nuevas acciones que nos ayudaron a generar espacios distintos de intervención y comenzamos a avanzar en la negociación y se disipó la posibilidad de un paro.

Para nuestra buena suerte, a fin de ese mes la consteladora organizacional vino a Lima, ya que iba a conocer Cusco, me escribió y nos encontramos para cenar, le cuento cómo resoné con el ejercicio y que tenía noticias de que en Venezuela habían cerrado el conflicto en la planta que trabajamos, y me propuso reunirnos en su hotel en el desayuno antes de su viaje a realizar una constelación de gabinete; por supuesto, yo más emocionada no podía estar… Llegó la mañana y en su hotel realizamos los ejercicios con unas figuras de maderas, la sesión nos tomó 50 minutos aproximadamente.

Lo que sí les puedo decir es que para mí fue un antes y un después, no solo porque a las dos semanas cerramos el pliego; sino también porque el pliego anterior estaba pendiente hacía un año. Al incluir a la Gerencia General de una manera más activa en la negociación, no con el sindicato, sino en acciones con el equipo de producción no sindicalizado, se abrieron nuevas posibilidades que ayudaron a destrabar conversaciones pendientes, despedir con amor a los fundadores que vendieron la empresa y agradecer a los nuevos dueños. Este nuevo inicio generó tomas de conciencia poderosas que permitieron abrir conversaciones desde otro espacio y no solo con el sindicato, sino con las distintas jefaturas de la organización.

Lo que puedo concluir es que si bien es cierto había mucho por hacer, se había encontrado el hilo conductor que permitía comenzar a halar la madeja y desenredarla, escuchar con apertura y mirar los problemas como una solución.

Imagen: COMO PEZ EN EL AGUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.